El verano ya ha llegado y es posible que ya estés sufriendo las altas temperaturas en tu hogar.

El aire acondicionado es una opción de combatirlo, pero no la única.

Fotografía de publinews


El uso continuo del aire acondicionado dispara la factura de la electricidad, y además no gusta a todo el mundo. Mientras unos se asfixian por el calor, los que están más cerca de la corriente del aire se quejan de frío. Además, produce ruido y su efecto no siempre se nota en toda la casa.

¿Hay alternativas al aire acondicionado?

¡Claro que sí! Con estos truquitos puedes combatir el calor de una forma más sencilla y económica en tu casa.

Sí a los toldos, persianas y cortinas

En muchas ocasiones hemos recomendado en este blog dejar pasar la luz corriendo las cortinas y escogiendo materiales ligeros.

Visto en Pinterest. Fotografía de Instagram


Pero cuando el calor aprieta, el objetivo es justo lo contrario: evitar la incidencia directa de la luz del sol, sobre todo en las horas centrales del día. Para ello lo mejor es cerrar persianas y cortinas en las zonas de la casa donde da más la luz.

Mejor todavía si puedes instalar toldos en las principales ventanas o terrazas. Así ganarás una sombra adicional.

Las plantas también son una forma de generar sombra. Al colocar plantas de gran tamaño frente a las ventanas conseguirás rebajar la cantidad de luz que impacta en la habitación. Considera esta opción si tienes terraza o jardín.

Cierra y abre las puertas estratégicamente

Algo tan sencillo como cerrar una puerta impide que el aire caliente se reparta por la casa.

Lo ideal es mantener las puertas de la casa abiertas durante la noche, cuando las temperaturas bajan y el aire se refresca. Por el día, las estancias más cálidas deberían permanecer cerradas siempre que no se estén utilizando. Si dejas las puertas abiertas en estas habitaciones el calor se repartirá.

Por la noche también conviene abrir las ventanas, sobre todo aquellas colocadas de tal forma que puedan crear corriente. Desplaza cualquier mueble que impida el paso del aire.

Refresca tu ropa de cama

Igual que tú haces un cambio de armario cuando llega la primavera, tu cama también se merece una puesta a punto para el calor.

Visto en Pinterest. Fotografía de Instagram


Guarda edredones y mantas para no tener que retirarlos cada noche, y utiliza sábanas de tejidos naturales. El satén, la seda o el poliéster no son buenos compañeros durante las largas noches de verano.

Un truquito extra para refrescar la cama: pon una bolsa de agua caliente en el congelador durante horas, y déjala en la cama antes de acostarte. ¿A que nunca se te había ocurrido usarla de esta manera?

Pon el ventilador de techo en modo verano

Los ventiladores de techo son una buena alternativa al aire acondicionado. El movimiento continuo del aire disminuye la sensación térmica sin crear molestos contrastes de temperatura.

Lo que muchas personas desconocen es que los ventiladores de techo suelen tener dos sentidos de giro, conocidos como modo invierno o modo verano.

Visto en Pinterest. Fotografía de decoracion2


En el modo verano las palas giran en el sentido contrario a las agujas del reloj, y empujan el aire desde el techo hacia el suelo. En el modo invierno las palas se mueven como las agujas del reloj impulsando el aire desde el suelo hacia arriba.

No estás obligado a cambiar el modo del ventilador con las estaciones, sino por tus preferencias. Si te gusta la sensación de brisa, el modo verano es para ti. Si por el contrario el movimiento de aire te molesta, puedes dejarlo en modo invierno.

Usa el viejo truco del hielo

¿No tienes un ventilador de techo en tu casa? No hay problema: un ventilador de pie también sirve para refrescar el ambiente.

Para potenciar su efecto prueba esta sencilla técnica: deja enfrente del ventilador un recipiente poco profundo con hielo o una botella con agua congelada.

Cuando todo el hielo se haya derretido puedes volver a meterla en el congelador, y así no desperdiciarás ni una gota.

Apaga bombillas y aparatos electrónicos

Aunque pueda parecerte poco importante, las televisiones, ordenadores y lámparas producen calor y contribuyen a subir la temperatura de la habitación. Por eso es conveniente apagar todo lo que no estés utilizando.

Utiliza colores claros

Los colores claros como el blanco, el beige o los tonos pastel retienen menos el calor porque reflejan más la luz. Por eso casi todas las ideas de decoración veraniega juegan con estas paletas.

Fotografía de Romerohogar


Si bien no puedes modificar la decoración de tu casa por completo con cada estación, sí puedes cambiar los textiles, sobre todo en las zonas de más uso o en las que más da la luz.

Evita el horno y usa la campana extractora

Cocinar en el horno en verano solo conseguirás que tengas todavía más calor, por lo que te aconsejamos evitar esta forma de cocción cuando sea posible.

El resto del tiempo ten siempre la campana encendida al cocinar, porque absorberá de manera inmediata el aire caliente y evitará que se reparta por la casa.

Recupera tu terraza

¿No has salido a la terraza en todo el año? Seguro que ahora te apetecerá más, sobre todo por la noche. Pero primero necesita unos cuidados básicos para que recupere su esplendor: aquí tienes algunos consejos muy sencillos para poner a punto tu terraza.

Con estos trucos te será más fácil sobrellevar el calor. Pero si todavía así necesitas encender el aire acondicionado, recuerda limpiar bien los filtros antes y revisar la temperatura del termostato.

¡Te deseamos un feliz y cálido verano!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *