Si vives en una casa con dos o más plantas entonces tienes una joya decorativa esperando a que la saques brillo: las escaleras

Escalera suspendida

Vista en a Habitissimo. Original VT Deco

Este elemento, que para algunas personas puede ser un incordio y un espacio muerto, es en realidad un contexto ideal para jugar con la imaginación y darle personalidad a tu hogar. E incluso ganar algo de sitio si estás justa de almacenamiento.

Las escaleras son un lugar de paso pero al mismo tiempo tienen una presencia importante. En muchos casos se ven desde el recibidor, el salón o la cocina. ¿Vas a desaprovechar este gran espacio?

La seguridad es lo primero

Seguridad de las escaleras

Vista en a Habitissimo. Original La Bici Azul

Las escaleras son un lugar propenso a generar accidentes.

Un despiste o un resbalón pueden desencadenar una aparatosa caída, por eso hay que verificar que la escalera es lo más segura posible, sobre todo si hay ancianos o niños en casa.

  • Los pasamanos aseguran la estabilidad de las personas con dificultad de movimiento, niños y mayores.
  • Las alfombras o moquetas pueden ser un peligro extra si no están bien colocadas. Asegúrate de que se fija bien al suelo y arregla de inmediato cualquier desperfecto porque es fácil que se quede el pie enganchado en ellas.
  • Cuando hay niños pequeños las barreras de seguridad son imprescindibles. También es oportuno comprobar la separación entre los barrotes de la barandilla, si es que la tienes.
  • La iluminación no puede generar zonas oscuras o en sombra. Compénsalo con más iluminación ambiental o leds colocados en los escalones.

Y por supuesto, es importante que toda la zona esté despejada de objetos. Las escaleras no son el mejor lugar para colocar jarrones, velas o libros si no tienen gran anchura. Reserva este tipo de decoración para ocasiones especiales.

Juega con los escalones

Escalones decorados de colores

Vista en a Decoratrix.

Es habitual que las escaleras tengan una alfombra para evitar los ruidos al subir y bajar. Pero si no es este tu caso, tienes una gran oportunidad para jugar con la pintura de los escalones.

La opción más básica, pero muy efectiva, es pintar la huella de un color y la contrahuella de otro.

La huella va a recibir todas las pisadas por lo que los tonos más elegidos son oscuros: negro, marrón, chocolate o azul oscuro. Cualquiera de estos quedará genial combinado en blanco o crema.

Si prefieres conservar la huella con su tono original o mostrar la madera, todavía tienes el espacio de la contrahuella para usar como lienzo.

Con un poco de pintura puedes conseguir bonitos efectos:

  • Pinta cada escalón de un tono diferente si buscas un ambiente vivo y divertido. También puedes apostar por un mismo color en distintas intensidades: empieza por la versión más oscura abajo y coloca la más clara en el último escalón.
  • Usando una plantilla, dibuja números.
  • Escribe palabras, tus frases favoritas o mensajes para tu familia. Según el tamaño puedes escribir toda la frase en un solo escalón o distribuirla en varios. Los vinilos son una alternativa interesante para las personas que no se sientan cómodas con el pincel.
  • Utiliza pintura de pizarra para que sean los niños de la casa los que jueguen y aprovechen este espacio pintando y escribiendo.

Cuando lo que buscas ambiente más rústico y mediterráneo, las baldosas son una buena opción. Puedes utilizar azulejos con diferentes colores y diseños, o aprovechar restos y baldosas rotas para crear un collage.

Un espacio extra

Almacenaje extra en la escalera

Vista en a Habitissimo. Original OkChicas

Según la configuración de las escaleras, éstas pueden ser un buen recurso para ganar metros a la casa.

Hay varias opciones:

  • Aprovechar el hueco que dejan las escaleras por debajo.
  • Utilizar el codo o el rellano que se crea cuando la escalera gira.
  • Aprovechar uno de los laterales.

La solución más habitual suele ser la primera. Las escaleras con frecuencia dejan un espacio debajo de ellas que puede ser utilizado para almacenaje, bien con estanterías, baldas o cajoneras.

En algunos casos pueden permitir poner algún mueble como un botellero, un pequeño escritorio o incluso un armario.

En casas de buen tamaño el espacio lateral o el rellano puede servir para colocar un banco o una estantería en la que guardar libros o zapatos.

¿No te conviene ninguna de estas soluciones pero necesitas espacio? Todavía hay una última idea: instalar cajones en los escalones. Solo debes tener cuidado de que se cierren bien y de que el tirador no moleste al subir. Es un buen lugar para guardar objetos que no usas con frecuencia.

Crea tu propia galería de arte

Escalera con cuadros y fotos

Vista en a Habitissimo. Original Interiorisme Aktual

Las paredes de las escaleras son un entorno perfecto para mostrar tus fotos y recuerdos favoritos.

Distribuye cuadros y marcos de fotos de diferentes tamaños a lo largo de la escalera de forma que suban a la vez que lo haces tú. El efecto es todavía más bonito si la escalera se ve desde la entrada o el salón.

No es necesario que todos los marcos sean iguales. Quedarán genial si combinas diferentes modelos en una misma gama de colores.

En el rellano, un cuadro o fotografía de mayor tamaño se convertirá en el objeto de todas las miradas.

Al pensar en la distribución de los cuadros ten en cuenta la luz disponible. Cuando es escasa conviene instalar unos apliques que los realcen.

Ya has visto que las escaleras no tiene por qué ser aburridas y meramente funcionales. Hay muchísimas ideas con las que las puedes devolver a la vida. ¿Cuál es tu favorita?

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *