Las terrazas son con frecuencia espacios abandonados que solo vuelven a la vida en algunos días de verano, para alguna cena o velada ocasional. Sin embargo, con algunas estrategias una terraza puede convertirse en un lugar de relajación para toda la temporada.

Visto en Pinterest. Fotografía de tres-studio-blog


En este artículo queremos darte algunas estrategias para que tu terraza deje de ser un trastero al aire libre y se convierta en un pequeño jardín urbano. Para ello jugaremos con el mobiliario, las macetas y las propias plantas.

Disfrutar de un jardín no debería ser una cuestión de presupuesto o de metros disponibles. Para este proyecto puedes utilizar pocos recursos, como los muebles y macetas que ya tienes, o invertir un poco más en equipamiento nuevo.

  1. Trata a tu terraza como una habitación más
  2. El primer gran error al equipar una terraza es no darle la importancia que se merece. Grande o pequeña, con mejores o peores vistas, la terraza es un espacio importante de la casa ya que te permite oxigenarte y descansar.

    Si no dedicas la atención suficiente a tu terraza terminarás por no aprovecharla. En cambio, si inviertes algo de tiempo en diseñarla como una habitación más, estamos convencidos de que le sacarás mucho más partido.

  3. Empieza sobre el plano
  4. Para convertir una terraza en todo un jardín vamos a seguir los mismos pasos que en otras habitaciones. Si no se te ocurriría comprar muebles por impulso para tu dormitorio, ¿por qué en tu terraza pones unas sillas por aquí y unas macetas por allá, sin planificar primero?

    Empieza tomando medidas y traza el plano sobre papel. Después, determina los usos que vas a dar a tu terraza. Según el tamaño puede haber una zona de comedor y otra para tomar el sol o tumbarse.

    Visto en Pinterest. Fotografía de homify


    Si tienes espacio puedes considerar dedicar un espacio a los niños o a los útiles de jardinería. A veces es necesario reservar un rincón para un armario o arcón donde guardar las cosas que no caben dentro de casa.

    Piensa en todas estas posibilidades y decide qué es más importante para ti. A continuación, dibuja sobre el plano las diferentes opciones, y no te olvides de llevarlo a la tienda si tienes que comprar mobiliario nuevo.

  5. Aprovecha los laterales y divide ambientes con las plantas
  6. La forma más sencilla de colocar las macetas y jardineras es en los laterales de la terraza.

    Puede ser en todo el perímetro de la terraza (salvo en la puerta, claro) o solo en una parte. Las plantas y macetas más grandes deberían ir al fondo, y las más pequeñas delante para que se puedan ver bien.

    A la hora de distribuir las plantas también hay que distinguir las que cumplen la función de dar sombra o intimidad, de las que son puramente decorativas. Para el primer caso te recomendamos las plantas trepadoras, el bambú y los árboles pequeños, como los cipreses o los frutales.

    Visto en Pinterest. Fotografía de homify


    Las jardineras o macetas de gran tamaño son la forma ideal de separar ambientes en una terraza. Coloca plantas de gran altura si quieres una mayor división entre una zona y otra.

    Si vas a comprar plantas nuevas, ten en cuenta que de momento son pequeñas, pero más adelante crecerán ocupando más espacio visual. Empieza por pocas unidades y añade más después de unos meses si es necesario.

  7. Crea una pantalla verde para ganar intimidad
  8. El motivo por el que algunas personas no sacan el máximo partido a su terraza es que no les gusta ser observado por otros vecinos. Si las plantas de altura no son suficientes, puedes colocar una pantalla vegetal, que protege y da sombra.

    Visto en Pinterest. Fotografía de facilisimo


    Coloca rejillas o vallados por el perímetro y cultiva plantas que se puedan agarrarse a ellas. Así estarás a salvo de miradas ajenas y resguardarás las plantas más delicadas del viento o la luz excesiva.

  9. Distribuye las plantas según el nivel de luz que necesitan
  10. Según la ubicación de tu vivienda puede que la terraza reciba una gran cantidad de luz, o que permanezca casi todo el día a la sombra de otro edificio.

    Esta es una cuestión importante a la hora de decidir qué plantas colocar, ya que algunas necesitan mucha luz y otras pueden no soportar el exceso. Pide consejo antes de decidirte.

  11. Planta en vertical
  12. Utiliza los muros para colocar soportes para macetas y plantar allí las variedades más pequeñas. También existen paneles específicos para jardines y huertos urbanos que puedes instalar fácilmente sobre cualquier superficie.

    Otra opción es colgar las macetas del techo. Es la mejor solución para las personas que no quieren renunciar a tener su pequeño jardín.

  13. Resguárdate del sol
  14. Si la incidencia del sol es un problema, puedes combatirlo colocando una pérgola, sobre todo si vas a usar la terraza para comer.

    Visto en Pinterest. Fotografía de facilisimo


    Cuando no es posible tener una pérgola, las velas de sombra son una solución flexible porque están disponibles en diferentes tamaños y medidas, y se pueden anclar en solo 3 puntos.

  15. Juega con un máximo de tres colores
  16. A la hora de elegir las plantas ornamentales es importante que haya armonía dentro de la variedad. Para conseguirlo te aconsejamos que busques flores de distintas especies, pero sin superar los tres colores distintos.

    Recuerda que dentro de un mismo color puede haber muchos tonos, por lo que en realidad tu jardín nunca parecerá aburrido.

  17. Ten en cuenta el sistema de riego
  18. Una regadera es más que suficiente para unas pocas macetas en una terraza pequeña. Pero si la superficie es grande o sales de viaje con frecuencia, te puede venir bien un sistema de riego automático que mantenga tu jardín siempre fresco.

Y tú, ¿tienes tu terraza cuidada y lista para el verano? Si no es así, no te preocupes, con estos consejos conseguirás que parezca otra.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *