¿Te encantan las flores pero no puedes permitirte decorar tu casa con un ramo nuevo todas las semanas? Te entendemos. Las flores dan alegría a todos los ambientes y recuerdan a la primavera, pero es difícil tener siempre plantas frescas.

Visto en Pinterest. Fotografía de blogdecoraciones


Para conseguir el mismo efecto, pero con menos molestias y gastos, te proponemos utilizar flores artificiales en su lugar. Con este tutorial podrás crear tus propios centros de forma sencilla.

  1. Escoge tus flores artificiales
  2. Las flores artificiales pueden ser algo costosas, pero si las comparas con las naturales, es una inversión que compensa. Da prioridad a las flores que parezcan más reales y cuyo colorido sea acorde con tu decoración actual.

    En caso de duda las flores blancas son siempre una buena opción. Las peonías, las hortensias y las dalias son muy fáciles de encontrar.

  3. Selecciona el jarrón más adecuado.
  4. El recipiente y las flores forman un conjunto, por lo que es ideal si puedes comprarlos al mismo tiempo. Para aprovechar un jarrón que tienes en casa, mejor llévalo a la tienda y haz pruebas allí.

    Visto en Pinterest. Fotografía de originalhouse


    Los recipientes altos y anchos admiten conjuntos más grandes. Los que tienen la boca estrecha son ideales para hojas de tallo largo y fino, con las orquídeas.

  5. Corta las flores a la medida del jarrón.
  6. Un error frecuente es cortar demasiado los tallos de las flores. Por eso te recomendamos medir primero la altura del jarrón, y dejar unos centímetros extra para ir haciendo pequeños ajustes hasta dejarlo a la medida que deseas. Corta las flores a distintas alturas para dar mayor sensación de realismo.

  7. Prepara el agua sólida.
  8. El agua sólida o agua simulada es el complemento idea de los jarrones transparentes. Se trata de un material que tiene la apariencia del agua, pero que es sólido una vez se ha secado. Tendrás que poner las flores antes de que se haya secado del todo.

    Si el jarrón no es transparente, a veces conviene usar algún material, como piedras o arena, para dar estabilidad a la base.

  9. Busca el mejor rincón para tu centro floral.
  10. Estamos a punto de acabar, ya que solo falta decidir la mejor colocación para tu nuevo centro. Como no necesitas preocuparte porque la luz o el calor afecten a tu planta, puedes ponerlo donde quieras.

    Visto en Pinterest. Fotografía de decoratrix

¡Ya puedes disfrutar de tus flores siempre frescas!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *