¿Cuál es el mejor criterio para elegir los colores de tu casa?

Aunque te parezca raro, no es la moda ni tus preferencias. Nuestro consejo es que los escojas pensando en el efecto psicológico que producen. Por muy bonito que te parezca un tono, debes pensar siempre en qué habitación lo vas a usar ya que todos los colores transmiten sensaciones diferentes.

Fotografía de elcuerpo


Aquí te hemos preparado una pequeña guía de los colores, su efecto sobre tu estado de ánimo y dónde es mejor utilizarlos.

  • Amarillo: Inspira felicidad y alegría. Es un color alegre, cálido y vibrante, que funciona muy bien en los recibidores y en las cocinas. El problema es que si abusas de él puedes terminar saturada e irritada. Mejor déjalo para los detalles.

    Visto en Pinterest. Fotografía de opendeco

  • Azul: se asocia a la tranquilidad, la paz y también a la productividad. Por eso lo verás mucho en los dormitorios, los baños y los despachos. Si buscas un efecto relajante, te aconsejamos los azules claro en vez de los marinos. Los azules más oscuros se asocian a la tristeza, por lo que no deben ser nunca el color principal.

    Visto en Pinterest. Fotografía de sweetharmonie

  • Rosa: el efecto cambia según si usas una versión más intensa o más suave. Si te decantas por esta última, la sensación que transmite es la de calidez y armonía. Es recomendable para los dormitorios.

    Visto en Pinterest. Fotografía de elmueble

  • Rojo: es uno de los colores de más carácter y no todo el mundo se atreve a incorporarlo en la decoración de su casa. Como es enérgico y pasional te aconsejamos utilizarlo para el comedor o la cocina. Resulta demasiado estimulante para un dormitorio, aunque con la iluminación adecuada también puede dar un efecto profundo y elegante.

    Visto en Pinterest. Fotografía de moovemag

  • Verde: es un comodín porque puede quedar muy bien en diferentes estancias de la casa. El verde nos aleja del estrés y nos recarga las pilas por su asociación con la naturaleza.

    Visto en Pinterest. Fotografía de elmueble

Por último, recuerda que el efecto de un color es más o menos intenso según la presencia que tenga en una habitación. No es lo mismo pintar de rojo las paredes, que tener un sofá de este color.

Si dudas, empieza agregando un color en textiles y pequeños complementos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *