¿Puede tu casa ayudarte a sentirte menos estresada?

Claro que sí. Para empezar la decoración es una terapia estupenda para olvidarte de tus obligaciones diarias y explotar tu creatividad. Además, tu entorno tiene un efecto directo sobre tu estado de ánimo.

Visto en Pinterest. Fotografía de etsy


Seguro que tú también has notado que te sientes más tranquila cuando tu casa se inunda de luz en primavera, o que te cuesta trabajar cuando tu escritorio está lleno de papeles.

No es casualidad. Existen investigaciones científicas que han confirmado la relación del entorno con el bienestar.

El efecto psicológico de los colores está demostrado y se utiliza no solo en interiorismo, sino también en el diseño gráfico. Existen tonos que alteran, mientras que otros relajan o favorecen la concentración.

Otras investigaciones han demostrado que los entornos luminosos y espaciosos fomentan la creatividad y combaten el decaimiento. Contemplar espacios verdes desde ventana también tiene efectos positivos sobre niños y adultos porque estimula la concentración y la memoria.

8 ideas para convertir tu hogar en un remanso de paz

Seguro que agradeces llegar a casa al final del día y sueñas con poder relajarte un rato. Pero a veces el efecto es justo el contrario. Abres la puerta y te encuentras con un panorama que no invita a entrar.

Visto en Pinterest. Fotografía de elmueble


No te preocupes, esto tiene remedio. Y además la solución es más fácil de lo que te imaginas. Con solo unos pequeños cambios en el diseño de tu hogar puedes conseguir un entorno menos estresante.

  1. Deja pasar la luz
  2. Visto en Pinterest.


    Un gesto tan sencillo como subir las persianas y abrir las cortinas nada más levantarte te da una dosis de energía y vitalidad para todo el día. Aprovechar la luz natural al máximo es fácil:

    • Desplaza todos los elementos que impiden el paso de la luz.
    • Sustituye las cortinas pesadas y opacas por visillos ligeros.
    • Coloca espejos frente a las fuentes de luz para que ésta se refleje por toda la habitación.

  3. Incorpora plantas a tu decoración
  4. Es genial disfrutar de un bonito parque frente a la ventana para descansar la vista, pero no todos tenemos esa suerte. Conseguir un efecto parecido es sencillo si colocas plantas verdes y flores en tu casa.

    Visto en Pinterest. Fotografía de facilisimo


    Te ayudan a renovar el aire de la casa, tienen un efecto relajante y nunca pasan de moda. Plantas de interior, hierbas aromáticas, cactus, bonsáis, orquídeas…. tienes mucho donde elegir según el estilo de tu casa y los cuidados que quieras dar.

  5. Utiliza colores relajantes
  6. Los colores azules, verdes, rosas y violetas son los más indicados para crear una atmósfera de paz, pero siempre en sus versiones más sutiles. Combínalos con tonos neutros como el blanco, el marfil, el gris claro o el beige.

    Para utilizar estos colores no es necesario pintar la habitación o comprar nuevos muebles (aunque si puedes hacerlo, ¡mucho mejor!). Juega con los elementos que sí puedes cambiar de forma sencilla: las cortinas, los cuadros, las colchas y los textiles en general.

  7. Despeja todo lo que no necesitas
  8. El ajetreo de la vida diaria dificulta mantener la casa ordenada. Si además tienes muchos objetos repartidos por todo el piso, la tarea se pone más difícil todavía.

    Una buena costumbre es recoger siempre un poco cada día para que a la mañana siguiente no te despiertes en medio del caos. Pero todo será más fácil si antes eliminas los elementos que ayudan a crear el caos: objetos de decoración que solo acumulan polvo, libros que ya no vas a leer, textiles que no utilizas o algún mueble accesorio que no aprovechas y que solo ocupa espacio.

    Si no quieres tirar, optimiza el espacio con cajas o cestas en las que puedes guardar objetos diversos. El objetivo final es que las superficies estén lo más libres posibles para eliminar el estrés visual y para facilitar la limpieza.

  9. Crea un espacio libre de pantallas
  10. Si te pasas el día pegada al móvil o al ordenador, ¿te apetece seguir haciendo lo mismo en casa?

    Visto en Pinterest. Fotografía de guiaparadecorar


    Busca tu pequeño espacio de retiro para disfrutar de un momento de desconexión. Puede ser en tu dormitorio, en un rincón del salón o en un cuarto extra al que no das demasiado uso. Tu mente agradecerá tener un lugar en el que relajarse cada día.

  11. Juega con los aromas
  12. Las velas aromáticas cumplen dos funciones: por una parte decoran y por otra perfuman tu hogar con esencias que aumentan tu bienestar.

    La alternativa a las velas son los inciensos o los mikados, aunque no consiguen el bonito efecto de las velas encendidas por la noche. Selecciona el que más te guste según tus aromas favoritos y el tamaño de la estancia. Demasiada fragancia puede resultar cargante.

  13. Crea un recibidor práctico y bonito
  14. ¿Te cuesta encontrar las llaves, el bolso y el móvil cada vez que sales de casa?

    Visto en Pinterest. Fotografía de sallywhitedesigns


    Con un pequeño recibidor para dejar el bolso y el abrigo será más fácil empezar el día sin estrés porque lo tendrás todo a mano. Un colgador y un aparador son suficientes para hacer tus mañanas más sencillas.

  15. Rediseña tus paredes
  16. Dejar las paredes desnudas puede resultar frío. Sobrecargarla con todo tipo de cuadros y fotos termina siendo abrumador.

    Replantea la decoración de las principales paredes de la casa para encontrar un punto intermedio. Un buena forma de hacerlo es colocar los distintos marcos o cuadros en el suelo y crear varias composiciones hasta que encuentres la que te gusta.

¿Qué truco te gusta más para conseguir que tu hogar sea más relajante? ¿Has utilizado alguna otra técnica en tu casa para librarte del estrés?

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *