Te lo has ganado. Después del ajetreo del invierno y el curso escolar, el verano es tu momento para tomarte las cosas con más calma y, posiblemente, disfrutar de un rato de siesta cada día.

En cuestión de siestas cada persona tiene sus preferencias, pero nosotros nos hemos quedado fascinados con la idea de disfrutar de un poco de descanso en una buena hamaca. Una pieza que además sirve para relajarse o charlar y que, al contrario de lo que pueda parecer, se adapta a distintos espacios y estilos.

Para disfrutar de tu hamaca no es necesario contar con un jardín o una terraza inmensa. Mientras tengas el espacio justo para estirarte es suficiente. Y si no, mira este apartamento en el que el balcón se ha convertido en un rincón de relax. Puesto que no cuenta con barra, cuando no está en uso la hamaca ocupa poco sitio.

Visto en Pinterest. Fotografía de apartmenttherapy

Sin embargo, tal vez te sientas más cómodo en una hamaca mediterránea. Es decir, un modelo con barra de madera a cada lado para extender la tela. Es más práctico cuando lo vas a utilizar para leer o conversar, ya que la tela se mantiene abierta todo el tiempo.

Visto en Pinterest. Fotografía de pinimg

Aunque no son tan prácticas para dormir, las hamacas silla vienen muy bien cuando quieres recibir a varias personas y no quieres ocupar tanto espacio como con un modelo tradicional. Solo necesitas un punto de anclaje, lo que facilita su colocación.

Visto en Pinterest. Fotografía de teregalounaidea

Para los amantes del lujo, las hamacas también cuentan con versiones más sofisticadas y con diseños exclusivos. Por ejemplo, este mueble es casi una cama colgante donde bien podrías pasar toda una noche.

Es la alternativa ideal para los que cuentan con un buen espacio al aire libre y quieren cuidar hasta el último detalle.

Visto en Pinterest. Fotografía de buzzfeed

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *