Dicen que la necesidad agudiza el ingenio.

Eso llevado al mundo de la decoración significa que lo mejor para dar con ideas geniales es tener un espacio limitado o un presupuesto escaso.

Visto en Pinterest. Fotografía de coachdecostyle


Es fácil imaginar proyectos maravillosos con miles de posibilidades, pero cuando regresamos a la realidad nos vemos obligados a ser más concretos y aunque parezca difícil, nos volvemos más creativos.

Los apartamentos pequeños son siempre una buena fuente de inspiración porque no pueden desperdiciar ni un metro. Y aunque tú no tengas problemas de espacio, seguro que encuentras ideas que puedes utilizar en tu propia casa.

  1. Mesas abatibles y apilables

    Nada iguala la comodidad de una mesa robusta y grande. Pero a veces viene bien tener una superficie extra en el salón, el cuarto de los niños o el comedor.

    Si sacrificar algo de espacio para tener una mesa más no está entre tus planes, entonces hay ingeniosas soluciones que puedes aprovechar. Por ejemplo, hay mesas abatibles que funcionan como aparador cuando no se están utilizando.

    En el centro del salón las mesitas apilables permiten cambiar la distribución a tu antojo. Puedes meter una dentro de otra, repartirlas según lo necesites, probar distintas colocaciones… ¡tienes total libertad!

  2. Cortinas en lugar de puertas

    Abrir un armario puede ser un auténtico incordio si vives una habitación diminuta.

    Fotografía de apartmenttherapy


    En algunas estancias cuando el armario está abierto ya no puede pasar nadie más. La solución es optar por una puerta corredera o poner una cortina que haga las veces de puerta.

    Si te gusta la idea, puedes usar la cortina para ocultar todo aquello que no te gusta que se vea: una estantería que está siempre desordenada, un mueble viejo que ya pasó por su mejor momento o la lavadora. Una solución económica y sencilla que se adapta a muchos espacios porque no tienes más que elegir una tela que se adapta a tu estilo.

  3. Estanterías donde no te las esperas

    Cuando vives en un piso espacioso es frecuente pasar por alto todo el espacio que ofrece lo alto de la pared.

    Fotografía de livesimplybyannie


    Colocar estanterías encima de una ventana o una puerta tal vez no es lo más práctico, porque obliga a subirse a una escalera o una silla para llegar hasta ella. Sin embargo es una buena forma de obtener más almacenamiento y darle a la habitación un toque diferente. Ayúdate de cestas y cajas para que parezca más organizada.
  4. Materiales ligeros y transparentes

    El cristal, los metales y los materiales transparentes funcionan muy bien en espacios pequeños porque dan la sensación de que no está sobrecargado. Con la iluminación adecuada conseguirás dar un toque moderno y lujoso a cualquier habitación.

    Fotografía de bhg


    Incorpora a tu decoración espejos, lámparas brillantes, marcos de tonos plateados y sillas o mesas acrílicas.
  5. Librerías que dividen el espacio

    ¿Por qué una librería tiene que ir siempre pegada a la pared? En realidad es una forma muy buena de dividir ambientes.

    Si no quieres un cambio muy radical busca un modelo de media altura. Te irá muy bien para separar el recibidor del salón o el comedor del salón.

  6. Almacenaje en forma de escalera

    Las estanterías en forma de escalera son lo bastante pequeñas como para que las puedas poner en cualquier rincón, no comprometen el espacio porque las desplazas a tu antojo y además quedan muy decorativas.

    Fotografía de bhg


    Imagina el efecto con plantas, con los objetos del baño o con tus libros favoritos y unas velas.
  7. Rincones bien aprovechados

    Si te estás preguntando cómo utilizar ese rincón que parece desaprovechado, aquí tenemos tres sugerencias.

    Fotografía de apartmenttherapy


    La primera es utilizar ese pequeño espacio como refugio para navegar, leer u organizar los papeles de la casa. Una pequeña mesa esquinera y unas baldas es todo lo que necesitas.

    Otra idea es desplazar es la cama hacia el rincón para ganar sitio. O incluso crear un nuevo sofá en el que relajarse durante el día.

    Más sencillo todavía: coloca un puff cómodo y acogedor en una esquina que no utilices. Será el rincón favorito de los niños.

    Fotografía de realsimple

  8. Estanterías flotantes

    Los estantes flotantes son una forma elegante y sencilla de conseguir espacio para exhibir tus recuerdos sin la complicación de encontrar un mueble de las medidas exactas que tú quieres.

    Su apariencia es más ligera que la de los armarios y librerías. Además puedes personalizar el diseño colocándolas a diferentes alturas, medidas o colores.

  9. Instala cortinas de un color parecido al de la pared

    Cuando el color de la pared y el de la cortina es similar, el efecto es el de que estás en una habitación mucho más grande porque usar un mismo tono da sensación de continuidad.

    Otro truco que puedes aplicar con las cortinas es colocarlas unos centímetros por encima y a los lados de la ventana. En vez de ajustarte a las medidas exactas del marco, se trata de que des un poco de aire. De esa forma la ventana parecerá mayor.

  10. Separa los muebles de la pared

    Hay una idea generalizada de que todos los muebles deben ir pegados a la pared para aprovechar todo el espacio y al mismo tiempo dar la sensación de que la habitación es más grande.

    En realidad se puede lograr el efecto contrario llevando los muebles al centro. Por ejemplo, en un salón puede resultar más cómodo y estético desplazar el sofá y un par de sillones. Al quedar espacio detrás del sofá se produce el efecto de que la habitación es más grande. En la pared que queda libre puedes colocar una cómoda o una consola.

    Cuando no hay tanto sitio disponible se puede seguir esta inspiración sin ser tan radical. Basta con mover piezas más pequeñas, una silla o una mesita.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *